Wanted

PR817122010/Jorge Sebastià

En el Far West americano los rostros de los principales forajidos eran representados en carteles sobre la leyenda “wanted” (Se busca). A continuación se enunciaban los delitos  cometidos -la  presunción de inocencia era entonces una entelequia- y la recompensa por su captura .  Esta iconografía ha quedado en desuso, tal vez porque ya no se ofrecen recompensas por las capturas de forajidos y delincuentes. Pero revivámosla por un rato. En el mundo del periodismo, uno de estos carteles de western que estarían distribuidos por redacciones de periódico, salas de producción de programas y principales sitios web, sería el de Stephen Glass.

Wanted: Stephen Glass

Stephen Glass

Su delito: falsear la verdad, corromper el pacto de veracidad con lector  y, en último término, cavar el hoyo para enterrar la credibilidad de los medios informativos. Siguiendo con la estética del Western, Glass sería el farsante vendedor del ungüento de serpiente curalotodo. En 1998 nuestro hombre tenía 25 años y ya se había forjado una reputación en el oficio  por sus artículos para publicaciones como Rolling Stone, Harper’s o Slate. Además, era editor asociado de la revista The New Republic (TNR). En esta revista publicó el 18 de mayo de 1998  un artículo titulado “Hack Heaven,” que relataba las presiones y chantajes que los hackers ejercían sobre ciertas empresas, obligadas a recompensarlos económicamente para no ver atacados sus sistemas informáticos. Este artículo fue investigado por la redacción de internet de la revista Forbes -conocida popularmente por la publicación de listas de millonarios. Forbes Digital Tool apenas contaba con un año de antigüedad, pero de la mano del reportero  Adam Penenberg y el editor Kambiz Foroohar se puso en evidencia que todo el artículo de Glass era un embuste. La empresa objeto del chantaje no existía, ni el hacker extorsionador, ni los organismos gubernamentales mencionados en el artículo. Ni nada de nada.

Las investigaciones posteriores puestas en marcha por Charles Lane, editor de TNR, pusieron de manifiesto las invenciones de Glass en buena parte de los artículos publicados anteriormente en el magazine. Glass finalmente confesó, fue despedido y ya no se dedica al periodismo. La historia está perfectamente recogida en el artículo de Vanity Fair Shattered Glass. En 2003 se filmó una película sobre estos hechos con el mismo título, que en España se rebautizó como El precio de la verdad.


Resultó entonces que un medio digital recién creado desmontaba la patraña publicada en un medio impreso de información política de prestigio. Casos como éste han contribuido a legitimar al nuevo periodismo ( digital o como quiera llamársele). No obstante, los medios online siguen recibiendo cierta desconsideración, atribuyéndole ligereza y poco rigor informativo.

Internet ha proporcionado acceso a unas fuentes que antes eran más difícilmente accesibles, sobre todo economizando tiempo en el acceso y consulta de las mismas. Pero no puede ni debe ser LA fuente de información por excelencia. Especialmente si no se contrasta debidamente. Las fuentes personales y la búsqueda de información son tan esenciales como la red. Es lo que Albert Montagut denomina ser un reportero y no meramente un transmisor de noticias. En definitiva, no es el medio sino el autor como afirma Penenberg.

The fabulist, publicada por Glass en 2003

En el año 2003 Glass publicó una autobiografía titulada The Fabulist, en las que justificaba sus actuaciones con un “sólo pretendía que el público me amara”. Si yo fuera Wyatt Earp, señor Glass, ante esta afirmación le daría el castigo que en aquellos tiempos se aplicaba a los farsantes: rociarlos con brea y emplumarlos.

CAPACIDAD DE INVESTIGACIÓN

Lo que me asombra es la capacidad de investigación del periodismo estadounidense: su dedicación a contrastar e investigar artículos de otros medios, contrastando las fuentes, llegando hasta el detalle . Es más, en el caso referido, según Foroohar esperaron a tener pruebas concluyentes y que no dejaran el menor resquicio de duda antes de lanzarse a difundir la información que desacreditaba a Glass. Es el reverso positivo de esta oscura moneda. Gracias a esta labor de investigación se descubren los engaños.

PERIODISMO ≠LITERATURA

El periodismo no puede caer en el error de convertirse en literatura. Sus lenguajes son diferentes, como lo son sus ritmos y las realidades con las que trabajan. En un artículo de consumo buscamos el Bueno, Bonito y Barato, pero sabemos que difícilmente lo encontratremos. En los artículos periodisticos  deberíamos perseguir el Veraz, Veloz y Bello (no he encontrado sinónimo que empieze con be baja). Pero siempre en este orden y pasando de uno a otro. No es justificable que bajo el argumento de la competitividad o la inmediatez se lancen afirmaciones erróneas por medios tan importantes  como CNN y Time (operación Tailwind) o El País (11-S), por sólo citar dos ejemplos. Ni tampoco que la pátina de una bella prosa enmascare a falsarios como Janett Cooke Jayson Blair o Patricia Smith. Más recientes son los casos de Tomasso Debenedetti y Michelle Delio, ésta última ya en un medio digital (wired.com) y también investigada por Penenberg. Estas actuaciones van construyendo el camino del descrédito profesional,  y el que le  lleva directo al cementerio.

PS- Sin ir más lejos, leyendo “la competencia”,  aparece que TNR o Forbes son un periódico.

TITULARES:

1- LA VERDAD TE LLEVA LEJOS. DESPACIO, PERO LEJOS

2.- LAS FUENTES DE INFORMACIÓN DEBEN CONTRASTARSE TANTO COMO SEA POSIBLE E IMPOSIBLE

3.- LA TECNOLOGÍA ES UNA HERRAMIENTA QUE REQUIERE UN USO RESPONSABLE

4.- ¿ESTÁ EL PERIODISMO CAVANDO SU PROPIA TUMBA?

5.- PERIODISMO Y LITERATURA ESCRIBEN EN RENGLONES DIFERENTES

6.- INTERNET NO PUEDE REEMPLAZAR A UNA BUENA AGENDA

7.- LAS PRISAS NUNCA SON BUENAS COMPAÑERAS PARA UN PERIODISTA

8.- ¿QUIÉN SERÁ EL JASON BLAIR ESPAÑOL?

9.- LA LISTA NEGRA DEL PERIODISMO

10.- ESCRIBIR CON VERACIDAD, VELOCIDAD Y BELLEZA ESTÁ AL ALCANCE DE POCOS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: