Arcadi Espada, huyendo de la literatura

pr08 22102010   Jorge Sebastià

Arcadi Espada no suele dejar indiferente. Parece gustar de ese viejo dicho que dice lo importante es que se hable de uno, aunque sea para mal.Espada defiende un periodismo basado en los hechos, en lo sucedido, no en las opiniones ni en las conjeturas. Se muestra enemigo de la literatura en el periodismo, a la que considera algo así como una “bicha” destructora de la esencia de la información. Espada de hecho intentó devolver el periodismo a su esencia, pero adaptado al mundo tecnológico del siglo XXI. Su experimento se denominó Factual. Pero los hechos no le dieron la razón. El modelo híbrido de contenidos libres y de pago no funcionó y Arcadi se fue (para algunos un día antes de que le echaran) alegando presiones y desavenencias con los empresarios que respaldaban económicamente el proyecto. No obstante, en esto creo que está en lo cierto. El periodismo, o al menos el texto informativo, debe ser -o al menos intentarlo- tan aséptico como un quirófano. Y tan preciso como un reloj suizo. Otro asunto es que el proyecto de Factual lo fuera -no tuvo tiempo- y que Espada, con su verbo fluido y pausado, fuera el cirujano jefe del periodismo estatal. Seguramente  Espada no aprobaría este término –estatal- , pero yo tampoco le apruebo su pose de “pope” informativo. Espada  dejó en la Facultad de Periodismo de Elche sus lindezas para Guardiola. Quizá al contrario de la opinión pública,  esta crítica tiene para mi un pase. Pero decir que el nuestro es un país analfabeto, sin argumentación alguna, ni dato que lo corrobore, precisamente él, Espada, tan contrario a las generalizaciones y los arquetipos, y tan defensor del rigor científico de las informaciones,  eso sí que no tiene pase. No son de extrañar por tanto los enfrentamientos dialécticos con Julia Otero, sea por la violencia de género o por la naturaleza de los gallegos.

En suma, Espada hizo en la UMH esgrima de salón. Muy bien hecha, por cierto. Pero aunque abmine de la literatura naturalista, Espada sin pretenderlo casi es un personaje literario. Este Capitán Alatriste de la prensa hispana -ahora sí- volverá al Flandes del periodismo digital.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: